Ananda:Cosmética Natural Artesana

La Naturaleza en tu piel.


Deja un comentario

INGREDIENTES TÓXICOS MÁS USADOS EN COSMÉTICA CONVENCIONAL

  • Aceites minerales (parafinas y siliconas): Derivados del petroleo que taponan los poros, bloquean la respiración celular y extraen la humedad de la piel creando una falsa sensación de hidratación. Su nombre científico para reconocerlos en la etiqueta suelen ser Mineral oil, Parafinum, Petrolatum, Dimethicone, Cyclomethicone u otros derivados con el sufijo -methicone.
  • Parabenos: Conservantes que imitan la acción de las hormonas femeninas interfiriendo en el sistema endocrino. Busca ingredientes que terminen en -paraben, como Methilparaben, Buthylparaben, Ethylparaben, Propylparaben.
  • Perfumes sintéticos: Son mezclas de decenas de sustancias sintéticasque no tienen por qué mostrarse en la etiqueta al encontrarse en pequeñas cantidades. Se acumulan en la leche materna. Entre otras muchas cosas se esconden bajo las denominaciones acil hexametil, bromocinnamal, tolueno o tonalide, que es de las más utilizadas.
  • Colorantes artificiales: Muchos de los que se utilizan puden alterar el ADN de las células, lo que los convierte en carcinógenos. Peligro añadido: en los cosméticos importados de paises ajenos a la Unión Europea, muchas empresas ponen a los colorantes prohibidos aquí otros nombres originarios de sus paises para así confundir al consumidor resultando imposible su control. Los encontrarás con los sufijos -anilin, -anilid (Acetanilid), con los prefijos HC (HC orange 3), Acid (Acid red 73), Pigment (Pigment green 7) o Solvent (Solvent black 3).
  • Aluminio y sales de aluminio con cloro: Taponan las glándulas sudoríparas evitando la eliminación de toxinas. Estudios han relacionado el uso del aluminio con el cáncer de mama y enfermedades degenerativas. Identificables como Aluminium Clorohydrathe.
  • Liberadores de formaldehído: El formaldehído o formol se ha prohibido por ser cancerigeno, pero la cosmética tradicional y convencional se las ingenia para crear fórmulas que lo liberan. Búscalos como DM Hidantoína, Diazolidinil Urea, Urea Imidazolidinil o Metenamina.
  • PEG´s: Aunque no son sustancias tóxicas en sí mismas, eliminan la función barrera de la piel dejándola expuesta incluso a otros tóxicos presentes en el cosmético. Se identifican por el prefijo -PEG o el sufijo -ETH (PEG-8, Steareth-20).
  • Sodium Laureth Sulfate: Es el detergente más usado en la cosmética tradicional, produce alergias y mezclados con otras sustancias de los productos de higiene (champús, geles o dentífrico) pueden producir cáncer.
  • Ftalatos: Sustancias que interfieren negativamente en el funcionamiento hormonal. Son especialmente nocivos en embarazadas. Se suelen encontrar en perfumes (Dietyl phtalate DEP), en lacas para el pelo (Dimethyl phtalate) o en esmaltes de uñas (Dibutyl phtalate).
  • Fenoxietanol: Es un conservante que sustituye a los parabenos. Está asociado a cáncer de ovarios. Se identificará como Phenoxyethanol.

Y DESGRACIADAMENTE MUCHOS MÁS…..


Deja un comentario

CUIDADO FACIAL

Imagen

La piel y su estructura

Más que una envoltura, la piel es un órgano que juega un papel esencial para nuestro organismo, especialmente de protección, purificación y respiración. La piel es el reflejo de nuestro estado de salud general, pero también de nuestras emociones y de nuestro estado fisiológico.

La piel es un órgano en su propio derecho que desempeña un papel vital no sólo en la protección del cuerpo contra los ataques exteriores, sino también estética y emocionalmente. La piel es a menudo un reflejo de nuestras emociones: se ruborizó, se puso pálido, sin brillo, segrega sebo o reaccionar de acuerdo a nuestro estado de ánimo. Nuestra piel vive con nosotros, que respira y responde a nuestra salud en general. Ella sufre agresiones externas diarias (la contaminación, la radiación UV, frío, viento, humo, productos de limpieza…) y expresa también los efectos de los cambios internos (hormonas, fatiga, embarazo, desequilibrios alimentarios,exceso o deficiencias). La piel, especialmente la de la cara, también refleja el paso del tiempo y de la edad.

Tipos de piel

  • Piel Normal:

La piel normal ni es seca ni grasa, es lisa y suave al tacto y se altera muy raramente. Este tipo de piel no tira con facilidad y tolera fácilmente  agresiones diarias.

  • Piel Seca:

La piel seca es una fuente de tensión y malestar facial.  En casos extremos, aparecerán descamaciones en la nariz y los pómulos.  Las razones para la piel seca son múltiples: escasez de agua del estrato córneo, la película hidrolipídica  en la superficie es demasiado delgada o está dañada y no protege la piel. La piel tiende a tirar y a descamarse.

  • Piel Grasa:

La piel grasa suelen tener poros dilatados y apariencia brillante a causa de la sobreproducción de sebo. Este tipo de piel es propicia para las espinillas y los puntos  negros. Se observa un engrosamiento a largo plazo de la  piel  y la tez se vuelve opaca gradualmente.

  • Piel Mixta:

Seca donde las glándulas sebáceas son raras (pómulos y la mandíbula), se convierte en grasa en la línea media de la cara: la famosa zona T (frente, nariz y mentón). La mayoría de las pieles son mixtas.

El tipo de piel puede variar con el tiempo en función de la edad, la dieta, las hormonas … pero también los factores externos como el clima, la temperatura, el calor, la contaminación, el estilo de vida … Así , además de normal, mixta, seca o grasa, la piel puede ser más o menos sensibles, sin brillo, deshidratada, etc …

  • Piel Apagada:

La piel carece de brillo y luz,  puede parecer de color grisáceo. La tez es apagada, a menudo irregular. Es el resultado de una acumulación de toxinas (tabaco, contaminación…) en el cuerpo, lo que frena la renovación celular de la piel. La falta de sueño y el estrés también puede reducir la velocidad de renovación de la piel y en última instancia conducir a una tez falta de luminosidad.

  • Piel Deshidratada:

La piel es áspera y gruesa, se producen las líneas de expresión de la deshidratación, la piel tira. Pero la deshidratación, a diferencia de la piel seca suele ser una condición temporal, debido a un desequilibrio o una agresión externa. Esto significa que una vez que se restablezca el equilibrio, la piel recupera su elasticidad y tasa normal de hidratación.

  • Piel Sensible:

El 20% de las mujeres tienen un verdadero problema con la piel sensible y el 40% con frecuencia experimentan tensión y malestar. Esto se traduce en enrojecimiento no deseado, hormigueo y ardor. La piel sensible afecta principalmente a la cara (nariz, ojos). La aplicación de productos cosméticos inadecuados o demasiado agresivos (peelings exfoliantes frecuentes), el estrés, la fatiga … Todos estos son factores que podrían causar las molestias.

Cada tipo de piel tiene una sensibilidad particular, de hecho, todos sufrimos varios ataques diarios que debilitan nuestra piel. Sin embargo, cada piel expresa a su manera y de acuerdo a un grado específico esa sensibilidad.

Así distinguimos la piel reactiva, la piel sensible o la piel alérgica.

+ Piel Reactiva:

Puede deberse a la climatología por lo que hablamos de Piel Irritada, o a productos químicos definiendose como Piel Agredida. En ambos casos la epidermis se fragiliza y aparece la tirantez, hormigueo, rojeces y picores.

+ Piel Frágil:

Debido a la propia genética o bien a patologías ( problemas de microcirculación, hongos, etc.) o a la edad (bebés, personas mayores).

+ Piel Alérgica:

Producido por alérgenos como los ácaros, insectos, polen, polvo, etc. hace que la piel tenga una respuesta de defensa produciendo dermatitis, psoriasis, eczemas.

  • Piel Acnéica:

El acné no es sólo de adolescentes. A menudo resulta de un desequilibrio hormonal o nervioso causando una sobreproducción de sebo, obstruyendo los poros. El exceso de sebo puede permanecer dentro de la epidermis formando entonces un microquiste, si el exceso de sebo pasa al exterior da lugar al punto negro. Una piel acnéica es grasa y muy a menudo infectada por una bacteria, la Propionibacterium acnes, responsables de las espinillas. El acné tratado mal puede causar muchos inconvenientes (infecciones secundarias, cicatrices…).

 

CUIDAR TU PIEL. LAS CLAVES DEL ÉXITO

– A diario:

  • LIMPIEZA
    Este es el paso esencial del ritual. Es aconsejable limpiar la piel de la cara por la mañana y noche para deshacerse de la suciedad externa, la contaminación, el maquillaje, pero también las toxinas secretadas, las células muertas, el exceso de sebo. La limpieza permite que la piel respire y se prepara para la aplicación de un tratamiento.
    Es importante enjuagar bien el limpiador usado o, para los limpiadores sin enjuague, hacer varias pasadas para eliminar completamente la suciedad.

 

  • CUIDADO
    Aplicado después de la limpieza, el cuidado se dirige principalmente durante el dia para proteger y mantener la hidratación de la piel, y por la noche para nutrir y regenerar.
    Dependiendo de las necesidades de su piel usted puede incorporar en su cuidado los diferentes tipos de activos: hidratantes, antiarrugas, calmantes, seborregulador,etc.

 

– Semanalmente:

  • EXFOLIACIÓN
    La exfoliación es una limpieza profunda, que elimina las células muertas de la piel, mejora su textura y elimina las impurezas. Hacer una limpieza 1-2 veces al mes, o hasta 1 vez por semana como máximo, dependiendo de tu tipo de piel.

 

  • MASCARILLA
    Este es un tratamiento en profundidad para 1 vez por semana. Dependiendo de las necesidades de vuestra piel, podemos necesitar una mascarilla purificadora, requlibrante, descongestionante, calmante, nutritiva, etc. La máscarilla se aplica a una piel cuidadosamente limpia y seca de 10 a 20 minutos antes de retirar.